El pasado no perdona: El pasado, de Asghar Farhadi

2814
0
Compartir:

El pasado (Le passé, 2013), sexto largometraje del director iraní Asghar Farhadi no hace sino confirmar lo que ya presentíamos: que este realizador es uno de los autores más interesantes dentro del panorama del cine contemporáneo internacional. Guionista de todas sus películas, ha logrado transmitirnos con gran fuerza narrativa su visión de las relaciones humanas para -a partir del entorno cultural persa en el que nació- alcanzar una sorprendente universalidad, gracias a unos dramas milimétricamente estructurados donde fácilmente podemos sentirnos reflejados, así vivamos al otro lado del mundo.

Es cine que no menosprecia la inteligencia del espectador, que lo involucra en sus relatos al no subrayar lo que las imágenes y los diálogos nos irán revelando si prestamos la suficiente atención. No me refiero a laberintos narrativos incomprensibles, hablo de historias que van desmadejándose frente a nuestros ojos, aumentando el placer de no solo verlas pasivamente, sino además de ir completando nosotros mismos los interrogantes que surgen en ellas. Además Farhadi es tan inteligente que siempre suma uno o dos giros narrativos que bien pudieran convertir sus dramas en historias de suspenso a partir de detalles supuestamente nimios que alteran el curso de la narración. Ocurrió claramente con A propósito de Elly (2009) y sigue ocurriendo dosificadamente en sus filmes posteriores.

La premiada Una separación (2011) y El pasado están aparentemente relacionadas entre sí, pues en ambos casos el divorcio de una pareja es la disculpa que da origen a los hechos que en ellas se dan. Farhadi se sirve de esa situación de aguda crisis familiar para reflexionar sobre las heridas que los seres humanos nos autoinfligimos y que pretendemos achacar a los demás. En El pasado, entre recriminaciones y cuentas por saldar por parte de los dos protagonistas, surge el peso que tienen las decisiones que tomamos y cómo estas definirán el rumbo de lo que viene. Nos cuesta reconocernos falibles y aceptar que nos equivocamos, sobre todo cuando son los sentimientos los que impulsivamente deciden por nosotros.

El pasado es una declaración implacable sobre la construcción de nuestro destino. No es la suerte la que lo define: somos nosotros mismos, con la enorme capacidad de errar que eso implica.

Publicado en la columna “Séptimo arte” del periódico El Tiempo (Bogotá, 14/09/14). Pág. 7, sección Debes Hacer.
©Casa Editorial El Tiempo, 2014

La actriz Bérénice Bejo junto al director Farhadi furante el rodaje de El pasado (2013)

La actriz Bérénice Bejo junto al director Farhadi durante el rodaje de El pasado (2013)

A3

Compartir: