Nombrar a Trumbo

9167
0
Compartir:

Es hora de escribir sobre un hombre que escribía y que fue perseguido por sus ideas, pero nunca silenciado. Es hora de nombrar a Dalton Trumbo.

1. ¿Es usted o ha sido alguna vez miembro del Partido Comunista?
El guionista Dalton Trumbo se afilió al partido comunista norteamericano en 1943. “La gente se unió al partido comunista porque estaba haciendo algo. Era un instrumento efectivo, hacía cosas que ellos creían debían hacerse. Se oponía al surgimiento del fascismo en toda Europa. Ayudaba a los refugiados” (1). En plena Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos y la Unión Soviética estaban del mismo bando, además era una época que aún arrastraba los profundos problemas sociales derivados de la Depresión: desempleo, hambre y falta de oportunidades; el Partido Comunista de Estados Unidos, bajo la dirección de Earl Browder suavizó sus posturas, cambió su nombre a Asociación Política Comunista, y para mediados de 1944 ya contaba con 80.000 miembros. Parecía ser la respuesta a muchas de las inquietudes sociales de los liberales del país. Muchos abrazaron este partido, esperanzados en encontrar ahí respuestas.

Dalton Trumbo y su esposa Cleo

Dalton Trumbo y su esposa Cleo

Trumbo jamás se arrepintió de haber sido miembro. Años después recordaba que “En un mundo en el que había fascismo en Alemania y España e Italia, y en una era que culminó con una guerra que mató entre cincuenta y cien millones de personas y contempló las hogueras no solo de Hiroshima y Nagasaki sino también las de Auschwitz y Treblinka… En un mundo como ese y en un periodo como ese, no era una locura esperanzarse con la posibilidad de hacer un mundo mejor. Y eso, creo, es lo que buscaban la mayoría de los que se afiliaron” (2). Pero después del fin de la guerra, la Unión Soviética pasó a ser la enemiga, y todo comunista visto como un posible espía de Moscú. El 5 de marzo de 1946, Winston Churchill prácticamente da inicio a la guerra fría con el discurso que pronunció en el Westminster College en Fulton, Missouri: “Desde Szczecin en el Báltico a Trieste en el Adriático, una cortina de hierro ha descendido a lo largo del continente”, dijo.

El gobierno de Estados Unidos, preocupado por una posible infiltración comunista, organizó una “cacería de brujas” a través del Comité de Actividades Antinorteamericanas del Congreso (HUAC por su nombre en inglés), en cabeza de J. Parnell Thomas. Hollywood era un blanco fácil y que le daba visibilidad a este propósito gubernamental. Además contaba como aliado con la Motion Picture Alliance, presidida por el director Sam Wood, un grupo de miembros de la industria del cine de radicales pensamientos de derecha, deseosos de purgarla de aquellos que pensaban diferente.

Dalton Trumbo ante la comisión del Senado...

Dalton Trumbo ante la comisión del Senado…

Trumbo y muchos fueron citados a declarar. En unas famosas audiencias que tuvieron lugar en Washington en octubre de 1947 organizadas por la HUAC, un grupo de testigos -acogiéndose a la primera enmienda de la Constitución de EE.UU.- se negaron a responder una pregunta puntual: “¿Es usted o ha sido alguna vez miembro del Partido Comunista?”. Otros, sin embargo, no solo colaboraron sino que “named names” o sea que delataron a antiguos compañeros en el Partido Comunista.

El director John Huston recuerda ese difícil momento de la historia del que fue testigo directo: “Uno tras otro los acusados fueron interrogados. Daban su nombre y su dirección y luego usaban las preguntas como punto de partida para hacer declaraciones, nunca contestaban a las preguntas, sino que daban vueltas en torno a ellas. Luego venía la gran pregunta: «¿Pertenece usted, o ha pertenecido alguna vez, al Partido Comunista?» No daban una respuesta directa. Parnell Thomas golpeaba con el mazo y el testigo alzaba la voz invariablemente. Parnell Thomas golpeaba más fuerte, y el testigo, generalmente, estaba gritando cuando se le condenaba por desacato. Fueron condenados uno tras otro. Era un espectáculo lamentable” (5). Huston lideraba el “Comité para la Primera Enmienda”, un grupo de estrellas, directores y productores de Hollywood que apoyaron a los acusados e hicieron presencia durante las audiencias.

Dalton Trumbo declarando en Washington ante la comisiòn del Senado en octubre de 1948.

Dalton Trumbo declarando en Washington ante la comisiòn del Senado en octubre de 1948.

En junio de 1949 la corte de apelaciones del Distrito de Washington, dictaminando en los casos de desacato al Congreso por los que habían sido condenados a prisión los guionistas John Howard Lawson y Dalton Trumbo, decisión que ellos apelaron, consideró que: “Nadie puede dudar en estos tiempos caóticos que el destino de todas las naciones pende del hilo de la actual lucha ideológica entre las personas de pensamiento comunista y las de pensamiento democrático de este mundo” (3), para concluir más adelante que “Es absurdo argumentar, como estos apelantes hacen, que las preguntas en las que se requiere que se revele si ellos han sido o no comunistas, no sean preguntas pertinentes” (4). En un ambiente tan absolutamente radicalizado como el que se advierte en esta jurisprudencia era poco lo que había para hacer: el mundo se dividía en ese entonces entre comunistas y demócratas. Y los primeros eran peligrosos. Punto.

Junio 8 de 1950 en Los Angeles, una multitud despide a Dalton Trumbo que va camino a la cárcel por desacato. (Foto: AP Photo/Ed Widdis)

Junio 8 de 1950 en Los Angeles, una multitud despide a Dalton Trumbo que va camino a la cárcel por desacato. (Foto: AP Photo/Ed Widdis)

Lawson y Dalton Trumbo fueron enviados a prisión, así como otros cinco guionistas -Alvah Bessie, Lester Cole, Ring Lardner Jr., Albert Maltz y Samuel Ornitz-, dos directores – Herbert Biberman, Edward Dmytryk- y un productor, Adrian Scott. Fueron diez. Los “10 de Hollywood”, los chivos expiatorios de esta cacería de comunistas. Pero eso no fue todo. La persecución tuvo una clara consecuencia: el 25 de noviembre de 1947, cincuenta altos ejecutivos del cine firmaron la “Declaración del Waldorf”, en la que, refiriéndose a los acusados por desacato, se afirmaba que “de forma inmediata, los despediremos o suspenderemos de empleo, sin compensación, y no volveremos a contratar a ninguno de los diez hasta que sean absueltos o se retracten de su actitud de desacato y presten declaración bajo juramento de que no son comunistas”. Surgía entonces la lista negra y con ella el ostracismo laboral. La muerte en vida.

2. Profesión: escritor.
Dalton Trumbo jamás pensó dedicarse a ser guionista. Lo suyo era la literatura seria. Así se lo explicó a su agente, Elsie McKeogh, justificando el primer pequeño contrato que firmó como guionista: “Quería tener un sitio en el que hibernar, a salvo del alboroto y la presión a la que el escritor de películas bien pagado sucumbe invariablemente. En una palabra, me interesa el cine como un subsidio temporal hasta que me establezca como escritor legítimo” (6). Entre 1935 y 1940 publicó cuatro novelas: Eclipse en 1935; Washington Jitters, de 1936; Johnny tomó su fusil (Johnny Got His Gun) en 1939 y The Remarkable Andrew al año siguiente. Incluso relatos suyos aparecieron en el Saturday Evening Post. Pero pese al éxito de Johnny tomó su fusil, un brillante texto de abierto mensaje antibelicista que fue alabado casi de manera unánime, Dalton Trumbo no volvió a escribir novela alguna. Se había convertido en guionista. Y quería ser el mejor.

55e879c8a8773-e15t2g11d3
¿Por qué no continuó con su carrera como novelista? En la biografía suya que escribió Bruce Cook –y que apareció en español a finales de 2015- este autor se atreve a aventurar una explicación: “Las consideraciones económicas jugaron un importante papel en ello, obviamente, pero las cosas no son tan sencillas como afirmar que un grosero amor al lujo convirtió a un prometedor novelista en un guionista inmensamente exitoso. Aquellos que puedan pensar así subestiman gravemente las satisfacciones, muy reales, que proporciona cultivar un oficio, saber que eres el mejor en un tipo de escritura con exigencias tan particulares que algunos de los mejores escritores y dramaturgos del siglo han fracasado estrepitosamente en ese campo” (7).

Dalton y su esposa Cleo Trumbo en la ceremonia de los premios Oscar de 1940, donde fue nominado por el guion de Kitty Foile

Dalton y su esposa Cleo Trumbo en la ceremonia de los premios Oscar de 1940, donde fue nominado por el guion de Kitty Foyle

Aunque entre 1935 y 1941 le fueron acreditados veintiún guiones, sus inicios en el cine no fueron como escritor sino como lector de guiones en el Departamento de Historias de la Warner. En 1935 –ya con Eclipse publicada- lo contrataron como guionista joven para la sección de películas de serie B. Ahí hizo sus dos primeros guiones, los de Road Gang y Love Begins at 20, ambos convertidos en filmes en 1936. De ahí pasó a Columbia, donde hizo un par de películas, luego se iría para la MGM, pero fue despedido sin poder escribir nada. Le vendió a la Warner un guion, y fue llamado de la RKO – de esa época es A Man to Remember (1938), Kitty Foyle (1940), donde fue nominado al Oscar a guion adaptado, y Tender Conrade (1943)- antes de volver a finales de 1942 a la MGM donde hizo A Guy Named Joe (1943), Thirty Seconds Over Tokyo (1944) y Our Vines Have Tender Grapes (1945). Era un guionista muy cotizado y mejor pagado. Pero esos serian sus últimos guiones antes de la lista negra.

¿Y después de ahí? ¿El vacío? No. La cárcel. Trumbo estuvo preso, pagando una pena de un año, en la penitenciaria de Ashland, Kentucky entre junio de 1950 y abril de 1951. Le descontaron dos meses por buena conducta.

3. The Front
En The Front (1976), de Martin Ritt –traducida entre nosotros como El testaferro y en España como La tapadera– Woody Allen interpreta a un cajero de un restaurante neoyorquino que en 1953 acepta servir como testaferro a un guionista de televisión amigo suyo que ha sido incluido en la lista negra, a cambio de un porcentaje de los honorarios. El negocio es un éxito y pronto está sirviendo de testaferro a varios guionistas… hasta que esto se le sale de las manos. Tanto el director Ritt como el guionista Walter Bernstein y los actores del filme Zero Mostel, Herschel Bernardi y Lloyd Gough, estuvieron en realidad en la lista negra, en la segunda oleada de acusaciones y audiencias en los años cincuenta.

Trumbo en su vejez...

Trumbo en su vejez…

A ese recurso tuvo que recurrir Dalton Trumbo para sobrevivir. Se fue al exilio en México con su familia y desde ahí escribió treinta guiones con seudónimos, con testaferros o simplemente sin recibir crédito alguno. Entre los que escribió en esa época están los de Gun Crazy (1950), The Prowler (1951), La princesa que quería vivir (Roman Holiday, 1953), He Ran All the Way (1951), The Boss (1956) y El niño y el toro (The Brave One, 1956). Lo paradójico y absurdo es que con La princesa que quería vivir y con El niño y el toro ganó el premio Oscar a mejor guion, sin poder tener la oportunidad de gritar a los cuatro vientos que esos premios eran suyos o de ir a la ceremonia a recogerlos. Solo en 1993 se le entregó un Oscar póstumo por La princesa que quería vivir, entregado a su viuda. El Presidente de la Academia de Hollywood, Robert Rehme, expresó en esos momentos que “Durante su vida, nunca fue capaz de reclamar públicamente este honor. Pero tenemos la esperanza de que aquí y ahora, un capítulo oscuro de la historia de EE.UU. pueda empezar a cerrarse”. El Oscar por El niño y el toro se le entregó en 1975, un año antes de su muerte, cuando ya la lista negra había desaparecido.

Walter Mirisch entrega a Trumbo en 1975 el premio Oscar por el guion de El niño y el toro.

Walter Mirisch entrega a Trumbo en 1975 el premio Oscar por el guion de El niño y el toro.

Obviamente no se desapareció sola. Las sospechas y rumores de que Trumbo era el verdadero autor de los guiones de La princesa que quería vivir y El niño y el toro hicieron carrera en Hollywood y sembraron la curiosidad en Otto Preminger y en Kirk Douglas, que desafiaron la censura y dieron crédito a Trumbo tanto en Éxodo (Exudus, 1960) como en Espartaco (Spartacus, 1960), esta última dirigida por Stanley Kubrick y protagonizada por Douglas. Trumbo pudo volver a respirar.

4. The End.
El guionista Ring Lardner Jr. hablando públicamente en los funerales de Dalton Trumbo, que falleció el 10 de septiembre de 1976, expresó que:
“En raros intervalos, aparece entre nosotros una persona cuyas virtudes son tan manifiestas para todos, que tiene tal capacidad para relacionarse con todo ser humano, que subordina tanto su ego a las preocupaciones de los demás, que vive su vida en tal armonía con los estándares que prevalecen en la comunidad, que es respetado y amado por todos los que lo conocen. Dicho hombre, no era Dalton Trumbo”.

Referencias:
1. Declaraciones de Dalton Trumbo en el documental “Trumbo” (2007), de Peter Askin
2. Bruce Cook, Trumbo, Barcelona, Navona Editorial, 2015, p. 213
3. Tomas Schatz, Boom and Bust: American Cinema in the 1940s, Berkeley, University of California Press, 1997, p. 313
4. Ibid
5. John Huston, Memorias, Madrid, Espasa Calpe, 1998, p. 180.
6. Bruce Cook, Op Cit. p. 129.
7. Ibid., p. 131

Publicado en la Revista Universidad de Antioquia No. 324 (Medellín, abril-junio de 2016), págs. 127-131
©Editorial Universidad de Antioquia, 2016

©Todos los textos de www.tiempodecine.co son de la autoría de Juan Carlos González A.

Dalton Trumbo, 1905-1976

Dalton Trumbo, 1905-1976

Compartir: