Desmoronarse en pareja: Historia de un matrimonio, de Noah Baumbach

5934
0
Compartir:

Cuando Historia de un matrimonio (Marriage Story, 2019) empieza, Charlie y Nicole ya se están divorciando. Los motivos que llevaron a esa decisión no nos los muestran explícitamente en la película, ni tampoco atestiguamos el momento en que Nicole (interpretada por Scarlett Johansson) le plantea a Charlie (Adam Driver) que desea separarse de él. Eso daba para otro tipo de cinta dramática, una que Noah Baumbach no aspiraba a hacer.

Su propuesta narrativa es otra: la descripción de las “diferencias irreconciliables” que legalmente van a distanciarlos y a volverlos rivales ante los estrados, en pugna por la división de sus bienes y la custodia de su hijo de ocho años. Baumbach parte de una base que nunca va a traicionar: acá no hay villanos (aunque sea más sencillo ponerse del lado de ella), sino un hombre y una mujer que tienen unos motivos laborales y unas necesidades emocionales que son válidas desde su óptica personal, y frente a las cuales no desean capitular. Nicole se cansó de subyugar sus aspiraciones frente a las de su marido y frente a las exigencias de la maternidad; Charlie no entiende porque ella, que es la principal actriz de su compañía teatral off broadway está inconforme con su carrera y con su hogar neoyorquino, y dispuesta a aceptar una oferta laboral para estelarizar el piloto de un seriado televisivo en Los Ángeles.

Historia de un matrimonio (Marriage Story, 2019)

En el fondo lo que hay es un hombre y una mujer asumiendo como mejor pueden una crisis personal que es una catástrofe de una dimensiones como nunca han experimentado. Lo que empieza como un acuerdo amistoso conciliado y extralegal entre una pareja que reconoce en el otro muchos valores dignos de admirar, termina en una batalla de recriminaciones, azuzada por unos abogados expertos en sacar ventaja de los puntos débiles del otro y que los aleccionan para hacerle zancadilla a su ahora contendor. La protagonista –una actriz- y el protagonista –un director de teatro- de repente se ven asumiendo unos papeles fuera de los escenarios teatrales y ensayando y fingiendo unas dinámicas familiares para impresionar positivamente a quienes decidirán la custodia del hijo de ambos, mientras comprenden todo lo que cuesta (en todos los sentidos) dar por terminados unos lazos que estaban fundados en el afecto mutuo.

Historia de un matrimonio (Marriage Story, 2019)

Noah Baumbach es, como guionista, un agudo observador de la conducta humana y es gracias a su mirada sensible que Historia de un matrimonio está adornada de un fino sentido del humor que sale simplemente de la cotidianidad, de lo absurdo de algunas conductas, de lo extraño que es para esta familia sentir que ya no lo será en el futuro, que a partir de ahora cada quien obedecerá a su propia voluntad y no a un proyecto vital común. Ese humor muy fino –del que Woody Allen se sentiría orgulloso- sirve para neutralizar las inevitables confrontaciones entre la pareja, que poseen ese desespero que produce el sentir que se está teniendo un diálogo de sordos donde ninguno realmente entiende lo que el otro le dice, sencillamente porque jamás podrán ponerse ya en el lugar de su pareja, imposibilitados de ceder más.

Historia de un matrimonio tiene unas modestas proporciones escénicas, pero provoca un gran impacto emocional. No nos deja en paz, no puede. Esta es una película sobre seres humanos falibles, frágiles y contradictorios. O sea como cualquiera de nosotros. No hay villanos, pero tampoco superhéroes: solo personas que tratan de seguir adelante con sus vidas pese al dolor, pese a defraudarse a sí mismos. Tienen un hijo que siempre será un factor común, que hará que se recuerden y que indirectamente sepan del otro.

Historia de un matrimonio (Marriage Story, 2019)

Tienen, además, el pasado, un pretérito en el que construyeron una familia y unos lazos fundados en el amor, en el verse en el otro, en el admirar cosas que uno tenía y el otro no. Charlie y Nicole, cuando todo se asiente, cuando levantarse ya no duela tanto, van a recordar ese pasado –que Baumbach utilizó de manera suntuosa para introducir a sus personajes- y sabrán que no todo fue desmoronarse mutuamente, que ese tiempo juntos no fue por completo perdido, que ya pueden mirarse de nuevo sin sufrir. Que perdonamos y entendemos, pese a todo. Y que eso lo hacemos para seguir viviendo.

©Todos los textos de www.tiempodecine.co son de la autoría de Juan Carlos González A.

Compartir: