Bestias bravas: As Bestas, de Rodrigo Sorogoyen

1382
0
Compartir:

Las películas de suspenso implican dos elementos: peligro y riesgo. El segundo es situacional, el primero puede serlo, pero también puede surgir de alguien peligroso para el protagonista. En As Bestas (2022), el magnífico thriller de Rodrigo Sorogoyen, el peligro proviene de ambos aspectos. Antoine y su esposa, Olga, viven en un entorno decididamente peligroso, y además tienen un contradictor, Xan, de extrema peligrosidad. Como espectadores lo sabemos, es evidente la atmosfera hostil que los rodea, y así de nociva es la actitud de Xan, pero Antoine no está dispuesto a dejarse amedrentar y buscará las vías civilizadas para tratar con una comunidad y con un par de vecinos que no atienden ese lenguaje.

As Bestas (2022)

Me gusta cuando una película no arroja información excesiva para hacerse entender, que respeta al público y le suministra la información suficiente para que se vaya enterando de las situaciones en el momento justo, sin subestimarlo. Cuando As Bestas empieza, se está desarrollando una partida de dominó en un bar de algún pueblo, los personajes están hablando en gallego y están discutiendo de un asunto que no entendemos bien. Lo que sí queda claro es que hay un personaje más agresivo en la defensa de sus argumentos que todos los demás y que parece imposible de controvertir. Es Xan. Y en la barra del bar, aparentemente ajeno a todo esto y dándole la espalda a la cámara, está Antoine. Cuando va a irse notamos el primer signo de animadversión hacia él. Tampoco entendemos porqué. Iremos descubriéndolo.

As Bestas (2022)

Un buen thriller requiere de un guion que no destape sus cartas prematuramente, que no se precipite. Que vaya sumando tensión progresivamente para que el espectador nunca se suelte. Acá lentamente entendemos que la xenofobia está en el seno de un conflicto entre los habitantes de un poblado remoto en Galicia, que no aceptan que una pareja francesa haya decidido instalarse entre ellos, buscando una nueva vida, y que tenga iguales derechos que aquellos que ahí nacieron. Xan (Luis Zahera) y su hermano Loren son un par de campesinos, iletrados, violentos, que ven mal la presencia de Antoine (Denis Ménochet) y de su mujer, y que sienten que han perdido la oportunidad de salir de la ruina en la que siempre han vivido, a causa de las decisiones de esa pareja de extranjeros (la película se inspira en hechos reales que ocurrieron en un poblado ouresano llamado Santoalla). A la xenofobia hay que sumar la lucha entre la razón y la sinrazón, entre los argumentos y la fuerza bruta, entre la civilización y la ignorancia. La tensión entre ambos extremos es enorme en este filme, que por muchos momentos recuerda los bandos opuestos de Perros de paja (Straw Dogs, 1971), pero sin la catarsis final que en el fondo quizá todos esperábamos.

As Bestas (2022)

La intensidad dramática de As Bestas es enorme, pero no hace concesiones. Yo sé que la venganza frente a los actos irracionales es el camino “justiciero” que estamos acostumbrados a ver en el cine, pero esta película se niega a ceder, a ser complaciente. No quiere cruzar por senderos argumentales conocidos, quiere un final de cocción lenta, no quiere un estallido. Quiere que sentimos su impacto largo tiempo, no que quedemos aturdidos y luego queramos que rápidamente pase esa sensación incómoda. Sin duda corrió el riesgo de decepcionar a alguna parte del público, pero esta no es una película convencional.

As Bestas (2022)

No ser como todas las demás implica también contar con un reparto excepcional. Hace mucho no veía un villano tan irracional en su maldad que el Xan de Luis Zahera, ni tampoco es usual encontrar un hombre que se mantenga tan digno frente a la adversidad como el Antoine que interpreta Denis Ménochet. Ambos fueron premiados con el premio Goya por sus roles, así como esta cinta, su director, sus guionistas… en fin, la cosecha de premios de As Bestas no es casualidad. Es recoger lo que se sembró con cuidado, tal como ocurría en la huerta de Antonie y Olga, ese paraíso bucólico pisoteado por bestias bravas.

©Todos los textos de www.tiempodecine.co son de la autoría de Juan Carlos González A. – Instagram: @tiempodecine

Compartir: