La decisión de una mujer: El acontecimiento, de Audrey Diwan

909
0
Compartir:

Como muchas cosas en el vida, el éxito de una película es también asunto de timing, de sincronizar perfectamente con otros hechos puntuales a su alrededor. Cuando El acontecimiento (L’événement) –la adaptación de la novela homónima de Annie Ernaux- se estrenó en el Festival de cine de Venecia el 5 de septiembre de 2021, quizá su directora y coguionista, la realizadora francesa Audrey Diwan, no sospechaba que seis días después recibiría el León de oro a la mejor película del evento. El acontecimiento relata las tremendas dificultades que en la Francia de inicio de los años sesenta tenía una mujer para conseguir que se le practicara un aborto, procedimiento que estaba prohibido por la ley y era penalizado con cárcel.

El acontecimiento (L’événement, 2021)

Gracias a ese triunfo, El acontecimiento logró irse exhibiendo en diversos festivales del mundo: Valladolid, Tesalónica, Róterdam, Miami, Sundance, Glasgow. En España se estrenó en marzo, en Inglaterra en abril y en Estados Unidos entre abril y mayo de 2022. En ese mismo mes en el Festival de Cannes, la escritora Annie Ernaux debutaría como directora del documental The Super 8 Years (Les années Super-8, 2022), poniendo de nuevo los reflectores sobre su carrera, algo que posiblemente Audrey Diwan sabía.

El acontecimiento (L’événement, 2021)

Faltaban dos giros del destino: el viernes 24 de junio de 2022, la Corte Suprema de los Estados Unidos anuló Roe versus Wade, la legislación histórica que había convertido el acceso al aborto en un derecho federal en los Estados Unidos, desmantelando cincuenta años de protección legal y allanando el camino para que cada estado restringiera o prohibiera por completo el derecho al aborto. De repente las mujeres regresaron a la época en la que transcurre El acontecimiento, para tener que vivir la misma situación desesperada de Anne, la protagonista del filme, reviviendo el espectro de una postura que pensaban superada hace décadas. Súbitamente El acontecimiento no era un filme anacrónico: era una profecía. Había que verla, era un deber.

El acontecimiento (L’événement, 2021)

La espuma de esos acontecimientos no decayó en los meses siguientes. El 6 octubre de 2022, la Academia Sueca concedió a Annie Ernaux el Premio Nobel de Literatura “por el coraje y la agudeza clínica con la que descubre las raíces, extrañamientos y restricciones colectivas de la memoria personal”. Era un premio a una obra comprometida, donde su novela El acontecimiento estaba en primera fila como testimonio de su valor personal, algo que la película tradujo de manera perfecta. Este triunfo no podía haberlo predicho Audrey Diwan, pero sí que lo disfrutó: su película estaba en cartelera y en streaming como homenaje al talento de la nueva premio Nobel. Tenía muchos motivos para ser vista y disfrutada. ¿Ven su timing perfecto?

El acontecimiento (L’événement, 2021)

Obviamente todo esto sería una serie de anécdotas al margen si El acontecimiento no fuera una gran película, como sin duda lo es. Es más, logra algo asombroso en cuanto adaptación cinematográfica de una fuente literaria es: dialogar con la novela de la que parte. La prosa autobiográfica de Annie Ernaux surge de un recuerdo de juventud, para reflexionar sobre él desde su madurez. El libro entonces es una reflexión sobre lo sucedido, no como un evento presente sino pretérito. “Llevo años dándole vueltas a ese acontecimiento de mi vida. Cuando leo en una novela el relato de un aborto, me embarga una emoción sin imágenes ni pensamientos. Como si las palabras se transformaran instantáneamente en una sensación violenta”, escribe ella en la novela. Lo que hizo la directora Audrey Diwan fue volver imágenes esa emoción, dándole la perspectiva de un evento presente, no recordado. La novela es evocación, la película es vivencia. Con eso en mente nos iremos con ella a la Francia de 1963 cuando la estudiante de letras Anne Duchesne descubre que está embarazada y que no va a tener ese hijo.

El acontecimiento (L’événement, 2021)

El sexo en esa época era algo que se anhelaba y que a la vez se temía: era una cuchilla de doble hoja, cortante por cualquier lado. Se sabía poco de sexualidad y de salud reproductiva, la satisfacción sexual de la mujer era una asignatura pendiente, la anticoncepción no era algo que ofreciera mucha seguridad, estaba la sombra del pecado del sexo extramarital. Pero nada de eso importaba si estaba el deseo de por medio. Y Anne sucumbió a él. Y no tuvo suerte. Pero eso no iba a impedir que sus planes de una vida profesional universitaria se fueran al garete, no iba a convertirse en un ama de casa como su propia madre. Haría lo que tuviera que hacer para no tener ese hijo. Era un imperativo personal, no moral. Era una convicción y así nos los muestra Audrey Diwan gracias al excepcional trabajo actoral de la rumana Anamaria Vartolomei, una joven que está absolutamente convencida de que está obrando para sí, para su propio bien. Es implacable en su accionar, a cada negativa opone una nueva estrategia; cada vez que le dicen que no tiene alternativa distinta a dejar que el embarazo progrese, la vemos buscar otros caminos. Se sabe sola y así opera. Solo la acompaña la vergüenza de todos los que se enteraron de la noticia, pero que nada hacen para ayudarla o que la rechazan por considerar que haber quedado en embarazo es muestra evidente de una actividad sexual que con doble moral consideran indecente.

El acontecimiento (L’événement, 2021)

Rodada en formato académico –como para que recordemos cómo el cine retrataba la vida en los años sesenta- y con austeridad formal y narrativa, El acontecimiento es ante todo la crónica de una mujer valiente. No la vemos llorar, no la vemos compadecerse, a nadie le echa la culpa. El desespero interior lo traduce en distracción en sus clases y en mal rendimiento académico, sus más preciadas ganancias como mujer en esa época. No iba a retroceder, no iba a perder lo conseguido gracias a las mujeres que lucharon antes que ella. Eso no se negocia. A diferencia de las jóvenes que buscan un aborto en 4 meses, 3 semanas, 2 días (4 luni, 3 saptamâni si 2 zile, 2007) o en Never Rarely Sometimes Always (2020) que están tan aturdidas y se ven tan pasivas que tienen que apoyarse en otra mujer para que las socorra, Anne es la dueña de sus decisiones y de su destino. Tras su mirada líquida no hay pena, hay obstinación.

El acontecimiento (L’événement, 2021)

Viendo una película tan valiosa y tan digna como El acontecimiento –que jamás esconde lo complejo y lo crudo que es asumir un aborto desde el aspecto físico- entendemos que Anne, en representación de muchísimas mujeres en una circunstancia similar, no necesita nuestra lástima, aspira a nuestro respeto. Y lo tiene.

©Todos los textos de www.tiempodecine.co son de la autoría de Juan Carlos González A. – Instagram: @tiempodecine

Compartir: