Las mejores películas de 2016

5016
0
Compartir:

De acuerdo a un listado personal que pretende ser juicioso, en Colombia se estrenaron comercialmente en 2016 un total de 285 largometrajes, casi 24 mensuales. Frente a 269 filmes en 2015 y a 245 en 2014, puede apreciarse un saludable aumento progresivo en la cifra. Es muy estimulante que el público siga yendo a cine, pero no lo es que no tengamos una cultura cinematográfica que guíe esa costumbre. Me sorprende que personas con un nivel social y cultural alto vayan a cine a ciegas, sin saber lo que van a ver.

Bueno, pero me dirán que es fácil que den con una buena película, pues en este país se estrenaron en 2016 filmes de autores como Nanni Moretti, Patrice Leconte, Naomi Kawase, Jaco Van Dormael, Asia Argento, Paolo Sorrentino, Jafar Panahi, Pedro Almodóvar, Ken Loach, Jia Zhang-ke, André Téchiné, Clint Eastwood y Steven Spielberg, pero la verdad es que la presencia de este tipo de cine es marginal y muy fugaz frente a la difusión y salas que reciben los grandes blockbusters, el inefable cine de terror y una avalancha de títulos comerciales completamente prescindibles, que en ciudades intermedias es prácticamente el único tipo de películas que se exhibe. Además dobladas al español, la nueva plaga que los distribuidores/exhibidores están ayudando a expandir, sin que ninguna de las voces de alerta parezca tener eco.

El director Whit Stillman durante el rodaje de Amor y amistad (2016)

Siempre he sido muy crítico frente a la labor de estas empresas que traen y presentan el cine en Colombia pues en muchas ocasiones da la impresión que están manejadas por personas que ni ven buen cine ni saben del tema, pero tengo que aceptar que lo suyo es un negocio, no una obra cultural y que por lo tanto deben dar dividendos a sus accionistas exhibiendo cine comercial puro y duro. Que a los cinéfilos no nos guste lo que nos presentan les debe causar hilaridad si es que alguna vez piensan en ello: la cinefilia en Colombia es mínima comparada frente a otros países hispanoamericanos, reflejo del tipo de (mala) educación que recibimos, en la que el arte recibe muy poca atención.

Pese a que los cinéfilos nos hemos vuelto más exigentes porque tenemos acceso instantáneo a la información sobre los estrenos que nos estamos perdiendo, eso no trasnocha a los distribuidores/exhibidores, pues así como sabemos lo que se estrena, también sabemos que existen los medios digitales y físicos para encontrar esos filmes y verlos por nuestra cuenta (tema del que nunca se habla en voz alta). Esto es un alivio para esos empresarios, pues les ahorra la “obligación” de presentarlos dejando –asombrosamente- en manos de la piratería y otros “distribuidores alternos” la consecución y difusión del cine de autor. La cinefilia se ha retirado a ver cine a sus casas y habitaciones, en computadores, tabletas, televisores y proyectores (en una suerte de resistencia civil resignada), dejando los teatros a las películas 100% comerciales, a los públicos adolescentes, a las parejas de novios y a los escasos filmes relevantes que nos traen.


Hasta aquí mis reflexiones sobre el cine que vemos. Pese al panorama gris que he planteado, siempre hay oportunidad de seleccionar un puñado de filmes valiosos para resaltar, aunque la mayoría hayan sido exhibidos en el resto del mundo en 2015. Me he circunscrito a los estrenos comerciales (y obviamente a los largometrajes que vi), pues no me parece justo con el lector escoger cintas que ni siquiera tuvo oportunidad de encontrar en los teatros locales. Adrede dejé por fuera el cine colombiano, para resaltar que este año, entre lo que tuve oportunidad de ver, hay tres cintas que encontré particularmente valiosas: Todo comenzó por el fin, de Luis Ospina, Oscuro animal, de Felipe Guerrero y Jericó, el infinito vuelo de los días, de Catalina Mesa.

De todos los filmes del listado a continuación tuve la oportunidad de escribir, les pido entonces hacer click sobre el título de la película para leer la reseña completa. Mil gracias por la atención que siempre han dispensado a mis opiniones.

10. Mustang: belleza salvaje, de Deniz Gamze Erguven

09. Inocentes, de Anne Fontaine

08. La habitación, de Lenny Abrahamson

07. Anomalisa, de Charlie Kaufman y Duke Johnson

06. Taxi Teherán, de Jafar Panahi

05. Animales nocturnos, de Tom Ford

04. Amor y amistad, de Whit Stillman

03. Phoenix, de Christian Petzold

02. 45 años, de Andrew Haigh

Y en el primer lugar, de nuevo un empate como el año anterior: El hijo de Saúl, de László Nemes y La La Land, de Damien Chazelle.

Compartir: