Una buena mentira: La despedida, de Lulu Wang

2831
0
Compartir:

Billi -la protagonista de La despedida (The Farewell, 2019)- es realmente el alter ego de la directora y guionista Lulu Wang, porque este largometraje está inspirado en sus vivencias personales y familiares, atravesadas todas por la emigración. Wang nació en China en 1983 y a los seis años de edad su familia se radicó en Miami. En Estados Unidos ha hecho sus estudios y su carrera como realizadora. Sin embargo, es una mujer entre dos sociedades, entre dos formas de entender la vida y las relaciones con los demás. De ese contraste, de ese sentirse ajena aquí y allá surge la historia de La despedida.

Billi lleva 24 años viviendo en Nueva York con sus padres, pero es poco lo que vamos a saber de su vida allá, pues la película rápidamente se la lleva a regreso a China, a la ciudad de Changchun, la capital de la provincia de Jilin, donde vive su Nai Nai, su abuela paterna, aquejada de una enfermedad terminal. No solo ella y sus padres vuelven, también sus tíos y su primo que viven en Japón. La disculpa es el matrimonio de ese primo, la verdad es que probablemente no tengan otra oportunidad de ver con vida a esa adorada abuela, que ignora que sus días están contados. Aunque esta sinopsis suena a drama prediseñado para manipular y quebrar emocionalmente al público, en realidad La despedida está estructurada como una contenida comedia.

La despedida (The Farewell, 2019)

La película no busca afanosamente ser cómica, el humor sale a su encuentro sencillamente porque surge del contraste cultural entre Oriente y Occidente, que la directora sabe poner a jugar a su favor. Billi (interpretada por Awkwafina, el nombre artístico de la actriz y cantante Nora Lum) no es per se un personaje gracioso, por el contrario, arrastra el peso de una tristeza que no puede revelar y además se siente ignorada por sus familiares, que la ven como una semi extraña que ni siquiera habla correctamente mandarín. Todo esto la aísla y la hace confrontarse interiormente. Pese a eso, la rodea un entorno familiar involuntariamente gracioso en el que encaja gracias a su impavidez. Hay real mérito en Lulu Wang al construir una comedia a partir de estos elementos: se agradece su capacidad de observación y la sinceridad de su mirada, tan compasiva como crítica con aquellos que un día decidieron irse lejos a buscar nuevos horizontes personales y laborales.

La despedida (The Farewell, 2019)

El filme no es tampoco, como podría pensarse, una historia de redención. La toma de conciencia de Billi frente a sus responsabilidades como parte de una tradición familiar, que apunta a cargar entre todos con el peso emocional de una mentira piadosa, la confortan, pero eso no cambia su vida. ¿Entonces que es La despedida? Un reencuentro de una mujer consigo misma, con lo mejor que hay en ella, con eso que surgió de un tejido familiar ancestral y que no puede negar: está en su sangre y lo estará viva donde viva o vaya donde vaya. Que ese tejido es imperfecto, lo tenemos claro. Que sin él no seríamos lo que hoy somos lo sabemos también.

©Todos los textos de www.tiempodecine.co son de la autoría de Juan Carlos González A.

Compartir: