Espíritus bajo sospecha: Cacería en Venecia, de Kenneth Branagh

1473
0
Compartir:

La tercera película sacada de las obras de Agatha Christie, realizadas por Kenneth Branagh y adaptadas por el guionista Michael Green, es Cacería en Venecia (A Haunting in Venice, 2023), basada libremente en la novela Las manzanas (Hallowe’en Party), publicada por la escritora inglesa en 1969. A diferencia de las dos películas previas, de las que existían versiones fílmicas populares realizadas en los años setenta del siglo XX, de Las manzanas solo había una adaptación hecha para la televisión británica y además se trata de una novela “menor” dentro del canon de esta autora, de ahí que era posible tomarse bastantes libertades artísticas con la adaptación al cine, siempre y cuando quienes administran los derechos de la obra de Agatha Christie estuviesen de acuerdo. Si el espíritu de las novelas que protagonizó el detective Hércules Poirot se conservaba y el personaje no se desdibujaba, el guion podía tomar distancia del texto y convertirse en algo “original”. Y así ha sido. La película resultante se funda en una base literaria y a partir de ahí vuela hacia otros horizontes, absolutamente cinematográficos.

Cacería en Venecia (A Haunting in Venice, 2023)

Cacería en Venecia nos lleva a esa ciudad en 1947, donde Poirot (Kenneth Branagh) se ha aislado en la postguerra inmediata y ha tomado la decisión de no llevar más casos. Una escritora de novelas de misterio y amiga suya, Ariadne Oliver (Tina Fey), le pide un favor: desenmascarar a una espiritista que parece ser auténtica en su capacidad de comunicarse con el más allá. Ariadne no ha podido encontrar el truco y quiere que Poirot sea quien descubra que todo es una estafa. Hay una sesión esa noche: la del 31 de octubre, la noche de Halloween. Sumen ahora una decadente mansión veneciana que parece estar embrujada, una anfitriona que ha tenido una pérdida inenarrable, su médico personal, el pequeño hijo de este, la ama de llaves, la espiritista Joyce Reynolds (Michelle Yeoh) y su asistente, Poirot con los suyos, un invitado inesperado, la noche, unos niños disfrazados, rostros que se esconden tras máscaras venecianas, una tormenta…

Cacería en Venecia (A Haunting in Venice, 2023)

Estas películas funcionan siempre alrededor de un crimen y de unos sospechosos que tienen, al parecer, todos un motivo válido para haberlo cometido –esta no es la excepción- pero en esta ocasión los sucesos parecen apuntar a lo sobrenatural, a algo que el propio Poirot no puede comprender desde su racionalidad. Todo parece estar ahí contagiado de una maldición, de un embrujo que la cámara acoge simbólica con sus lentes en ojo de pescado, con sus encuadres inclinados (el famoso dutch angle shot), adobado todo con la música sobrecogedora de la islandesa Hildur Guðnadóttir y la sensación de confusión cósmica del detective, sacado repentinamente de la zona de confort de su método deductivo. Además que todo ocurra en una misma noche, en un espacio cerrado, acrecienta la sensación de asfixia visual y produce más de un sobresalto entre los espectadores, asustados ante espectros que pueden ser o no de este mundo. ¿Querían confundir y asustar a Poirot? Lo lograron. También lo hicieron con nosotros. Y en esa comunión de incertidumbres entre protagonista y público hay una virtud de este filme, que no nos deja pasivos ante lo que ocurre en la pantalla.

Cacería en Venecia (A Haunting in Venice, 2023)

Haberse arriesgado a hacer de Cacería en Venecia un largometraje diferente –a medio camino entre el whodunnit y el terror- sacándolo de los patrones ya conocidos y probados en este tipo de filmes valió la pena. Incluir a los espíritus a la lista de sospechosos de un crimen no es sencillo: nos quita las certezas que nuestra memoria cinéfila ya ha adquirido al ver películas de Poirot en sus diferentes encarnaciones, complejiza la resolución del caso y suma ambivalencia, perplejidad y vértigo a lo que pudo haber sido un juego de niños para la astucia del –por primera vez descompuesto- detective belga más famoso de la literatura y el cine.

©Todos los textos de www.tiempodecine.co son de la autoría de Juan Carlos González A. – Instagram: @tiempodecine

Compartir: