Balazos queer: Extraña forma de vida, de Pedro Almodóvar

1632
0
Compartir:

Un autor deja sus marcas distintivas en su cine sin importar el género que aborde. Lo importante no es el marco narrativo, sino lo que se desarrolla dentro de él: la sensibilidad expresada, la naturaleza de los diálogos, la calidez de los gestos, la expresión propia de las temáticas que le son afines. Un western parece estar en las antípodas de la obra de Pedro Almodóvar, pero él se las ha arreglado para convertir a Extraña forma de vida (Strange Way of Life, 2023), en un filme enteramente suyo, con su huella digital impresa en cada escena, dándole un toque de autenticidad a punta de talento puro.

Extraña forma de vida (Strange Way of Life, 2023)

Invocando al spaghetti western que se rodaba en la Almería española, en el mítico desierto de Tabernas, hasta allá fue Almodovár a hacer su cortometraje, un relato que en treinta minutos teje el reencuentro de dos hombres con un pasado común y que ahora tras 25 años distanciados vuelven a encontrarse, no exactamente para retomar lo que en un momento empezaron y con efervescencia vital experimentaron, sino para tratar de minimizar las consecuencias de un hecho violento que afecta indirectamente a uno de los dos. El Sheriff de Bitter Creek, Jake (Ethan Hawke), recibe la visita de Silva (Pedro Pascal), que vive al otro lado del desierto, y con quien de joven vivió un romance homosexual breve, pero de gran intensidad. Han vuelto a verse, y aunque los separan muchos años, vivencias y responsabilidades frente a la ley, lo que los invade ahora es el anhelo, la sensación de que hay lazos indestructibles contra los que es muy difícil luchar. Los diálogos y la agonía de esos amantes recuerdan a Nicholas Ray y su Johnny Guitar (1954), quizá el más romántico de los westerns. Ambos están invadidos por el deseo, por el ansia del otro, por la añoranza mutua largamente reprimida.

Extraña forma de vida (Strange Way of Life, 2023)

Ya sabemos que Almodóvar todo lo convierte en un melodrama, pero tiene tan refinado su arte que no hace de él una sátira ni un “culebrón”, sino que vierte ahí sentimientos reales, de seres humanos reales, acongojados en esta ocasión por estar en extremos opuestos de la ley. Pero lo que impera en Extraña forma de vida, y a esta palabra quería llegar, es la ternura. La que expresa el director y guionista por los personajes, la de la sutiliza de los pequeños detalles de la puesta en escena, la que ambos sienten por el otro, esa que va quedando cuando el ardor se va, la que la vida nos enseña a entregar cuando todo se ha dicho, sentido y experimentado frente a alguien más con quien seguimos unidos.

Extraña forma de vida (Strange Way of Life, 2023)

En Fados (2007), de Carlos Saura, Caetano Veloso canta Estranha forma de vida, mientras una pareja baila detrás de él. Almodóvar lo invoca de nuevo: “Si no sabes dónde vas, ¿Porque te obstinas en correr?”, dice la canción, refiriéndose al corazón ingobernable que late en cada uno. Ahora al ver este filme lo entendemos.

©Todos los textos de www.tiempodecine.co son de la autoría de Juan Carlos González A. – Instagram: @tiempodecine

Compartir: