Todos somos Charlot: El precio de la fama, de Xavier Beauvois

2425
0
Compartir:

“-¿Qué son los principios? Le pregunta Samira a Osman, su padre. Y este sin saber muy bien que responderle le dice: “-Principios son… es no tener elección”. La pregunta surge porqué Osman ha alojado a un antiguo compinche que acaba de salir de la cárcel. “Por principios no se abandona a un amigo”, le ha dicho previamente a su hija para justificar la presencia de Eddy entre ellos. Ambos hombres son inmigrantes en Suiza y tienen un pasado criminal. Los dos están “condenados al anonimato de los desafortunados” como dice de ellos un abogado al final de El precio de la fama (La rançon de la gloire), el filme que Osman y Eddy protagonizan.

Presentada en competencia en el Festival de Cine de Venecia de 2014, este largometraje es el sexto filme del director, guionista y actor francés Xavier Beauvois, recordado entre nosotros por De dioses y hombres (Des hommes et des dieux, 2010). Ahora con El precio de la fama recrea un episodio real de la historia póstuma de Charles Chaplin: el secuestro del que fue objeto su cadáver poco tiempo después de su fallecimiento en diciembre de 1977. Tan sacrílego y bochornoso acto van a cometerlo Osman y Eddy, urgentemente necesitados de dinero.

El precio de la fama (La rançon de la gloire, 2014

El precio de la fama (La rançon de la gloire, 2014

¿Cómo abordar un suceso como el de la profanación de la tumba de Chaplin? El director opta por lo menos obvio y lo que menos podría lastimar la susceptibilidad de los descendientes del actor inglés. Va a ponerse del lado de los criminales, dos pillos de poca monta y torpes planes, para tratar de entender los motivos que los llevaron a decidirse a cometer un acto de esas características.

Beauvois le suprime al rapto cualquier residuo de maldad y transforma todo en una comedia negra pero bien intencionada, con simpáticas referencias al cine de Chaplin y al mundo del espectáculo, y provista de una banda sonora de épico aliento. Osman y Eddy representan al hombre pobre y sin fortuna, al inmigrante carente de oportunidades que el cine conoció encarnado en un vagabundo oportunista pero de buen corazón. “Todos somos Charlot”, afirma el abogado que los defiende.

El precio de la fama no es una película rigurosa ni en lo histórico ni en lo judicial. Apela más a conquistar la sensibilidad del espectador para que nos pongamos en los zapatos de dos hombres y aceptemos su fragilidad. Beauvois no nos deja elección: debe ser cuestión de principios cinéfilos.

Publicado en la columna Séptimo arte del periódico El Tiempo (Bogotá, 06/11/16), sección “debes hacer”, p. 9, con el título “Todos somos Charlot”.
©Casa Editorial El Tiempo, 2016

023603

Compartir: