Volver a lo básico: Operación Skyfall, de Sam Mendes

1494
0
Compartir:

No creo que los productores Harry Saltzman y Albert R. “Cubby” Broccoli, responsables de dar la largada a la primera película de James Bond, Dr. No, estrenada en octubre de 1962, hayan imaginado que, 50 años después, la compañía que ellos crearon -EON Productions- seguiría al frente de un seriado fílmico que lleva ya 23 películas y aún conserva plena vigencia.

El estreno de Operación Skyfall (Skyfall, 2012) no solo redondea las celebraciones de las bodas de oro de Bond, sino que permite anticipar un largo futuro para este personaje. Esta película, que por cierto va a ser todo un deleite para los aficionados al agente secreto británico, se antoja transicional: cierra puertas, abre otras, reafirma conceptos y lo más importante, apunta al futuro volviendo sobre lo básico que definió a este personaje. Obviamente parte de él mismo: la supuesta “resurrección” de Bond, a quien creían muerto, le permite volver a empezar. Y eso es lo que el director Sam Mendes –encargado esta vez de dirigir la película- ha buscado.

Operación Skyfall (Skyfall, 2012)

Creo que este tipo de reinvenciones le sientan bien al personaje, que desde que lo interpreta Daniel Craig ha ganado amargura, vulnerabilidad y profundidad. Es un 007 torturado por dentro, con poco sentido del humor e implacablemente letal. Lo interesante es que los guionistas (entre ellos Neal Purvis y Robert Wade, que conocen muy bien la saga) han optado por acercar a Bond a sus orígenes, no a alejarlo: exploran los traumas del personaje, se lo llevan a su Escocia natal, y allá “queman las naves” de su infancia, como bien nos muestra el clímax del filme; a Bond le dan como equipamiento una pistola Walther PPK/S y un transistor de radio, conduce un Aston Martin DB5 (como en Goldfinger, 1964), seduce a la amante del villano (que sigue el esquema de un demente –Javier Bardem- que quiere poner de rodillas al mundo), mientras le acompaña en la banda sonora la famosa canción que Monty Norman volvió un símbolo de estos filmes. Además se lo llevan lejos de la tecnología y lo hacen valerse de elementos caseros para defenderse. Hitchcock estaría orgulloso del instrumento que Bond escogió para liquidar al criminal.

Operación Skyfall (Skyfall, 2012)

No sé si la nostalgia del cincuentenario haya hecho que Operación Skyfall tenga este tono “retro”. Lo que sí sé es que al final nos damos cuenta que hemos girado en círculo, hemos vuelto atrás en el tiempo y como en Dr. No, el 007 entra a una pequeña oficina, lo atiende Miss Moneypenny y luego M le asigna una misión. No hay duda: Bond volverá otra vez.

Publicado en el periódico El Tiempo (Bogotá, 08/11/12). Pág. 18
©Casa Editorial El Tiempo, 2012

©Todos los textos de www.tiempodecine.co son de la autoría de Juan Carlos González A.    –  Instagram: @tiempodecine

Skyfall poster

Compartir: